MINISTERIO DE DESARROLLO HUMANO E INCLUSIÓN SOCIAL E INSTITUTO MIXTO DE AYUDA SOCIAL

La Estrategia Nacional de Reducción de la Pobreza, Puente al Desarrollo, comprende un marco de trabajo institucional que articula herramientas novedosas como el Índice de Pobreza Multidimensional, los Mapas Sociales, los cogestores y el Sistema Nacional de Información y Riesgo Único de Beneficiarios, cuyo objetivo es dar una atención integral y sostenible a las familias en condición de vulnerabilidad.

Mayor inversión social

  • En el 2016, el IMAS realizó una inversión social de ¢136.024.367.053 para la atención de más de 218.183 familias, lo que representa 311.451 personas en situación de pobreza extrema y pobreza. De ellas, 436 mujeres y 112.015 hombres, y en lo que va de 2017 ya se han atendido 233.745 personas, de ellas 141.867 mujeres y 91.878 hombres. Los subsidios estatales como “Cuido y Desarrollo Infantil” y “FONABE” y las transferencias monetarias condicionadas como “AVANCEMOS”, se han concentrado en la población que más lo necesita, lo que demuestra una mejor selección de los beneficiarios y una reducción de la pobreza gracias a instrumentos técnicos.
  • Programa Avancemos: En el 2016, el IMAS ejecutó ¢50.215.194.380 lo que benefició a 132.737 familias y 169.263 estudiantes, de los cuales el 51% son mujeres. Se aumentó el presupuesto en casi ¢15 mil millones para impactar a 30 mil nuevas personas estudiantes. Además, se eliminó el tope de edad. El principal número de beneficiados provienen de las Regiones con mayores índices de pobreza: La Brunca, donde se han atendido 24.431 estudiantes, y la Chorotega con 18.001 personas atendidas. Este Programa busca la permanencia o reinserción en el sistema de educación secundaria de las personas estudiantes.
  • Trabajo menores de edad: En 2016 el IMAS realizó una inversión social de ¢34.934.000 para que 77 personas cesen su actividad laboral y se dediquen de manera exclusiva a estudiar y les genere oportunidades de desarrollo.
  • Bienestar familiar: En 2016 el IMAS realizó una inversión social de ¢47.123.901.590 para la atención de las necesidades básicas de 108.209 familias.
  • Cuido y desarrollo infantil: En 2016 el IMAS realizó una inversión social de ¢25.834.950.102 para el cuido y desarrollo de 26.642 personas menores de edad. Durante esta Administración abrimos 47 CECUDIS e impulsamos el cuido nocturno, logrando pasar de un centro con modalidad nocturna en 2014, a cuatro en 2015 y 41 al cierre del 2016. En la modalidad diurna ofrecida a través del IMAS, PANI y los CEN-CINANI se pasó de una cobertura de 36.229 niños y niñas que se atendían en abril de 2014 a 51.786 niños y niñas para diciembre de 2016. A la fecha, sólo el IMAS ha invertido en la Red de Cuido, desde el inicio de ésta Administración la suma de ₡62.166.940.135.
  • Procesos formativos: El IMAS destinó ¢3.104.571.161 para fortalecer el desarrollo personal y social, y promover las habilidades, destrezas y liderazgo, desde un enfoque de derechos, de 6.990 familias. Además, 2.253 personas tuvieron la oportunidad de recibir formación técnica y microempresarial para facilitar el acceso al empleo o el desarrollo de emprendimientos productivos, con una inversión social de ¢472.704.339. También, en materia de capacitación territorial indígena, se realizó una inversión de ¢135.644.000, que benefició a 334 personas.
  • Ideas productivas:596 familias mejoraron su situación socioeconómica y la de sus familias con la creación, fortalecimiento y comercialización de actividades productivas. Durante el 2016, el IMAS realizó una inversión social de ¢1.994.430.283 para el financiamiento de las ideas productivas.
  • Veda y molusqueros: En 2016, el IMAS realizó una inversión social de más de ¢827.070.000 para la atención de 1.758 personas pescadoras, a efectos de evitar una situación de pobreza coyuntural de las personas pescadoras, por la carencia temporal de ingresos durante la veda.
  • Personas con discapacidad: Durante el 2016, el IMAS destinó alrededor de 14.683.897.166 para la atención de 36.080 personas con discapacidad en situación de pobreza, de los cuales 24.923 son mujeres y 11.157 son hombres.
  • Prestación alimentaria: El IMAS destinó ¢96.488.400 para la atención de necesidades básicas de subsistencia y educación de 240 personas jóvenes, mayores de 18 años  y menores de 25 años, egresados de las alternativas operadas o supervisadas por el Patronato Nacional de la Infancia.
  • Implementos y útiles escolares: 099 estudiantes en 2.604 centros educativos ubicados en todo el territorio nacional fueron atendidos durante el 2016, para una inversión social de ₡1.233 millones.
  • FIDEIMAS: Esta Administración ha logrado que 1.786 dueños de microempresas, cuenten con garantía suficiente para acceder a créditos blandos, ello ha representado desde mayo del 2014 a la fecha una inversión de ¢3.567.244.211, en recursos financieros utilizados para fortalecer los emprendimientos productivos de las familias que viven en situación de pobreza y pobreza extrema.
  • Población Afrodescendiente: Con una inversión cercana a los ¢334 millones, recibieron beneficios de toda la oferta programática del IMAS.
  • Personas Adultas Mayores: Durante el 2016, el IMAS destinó más de ¢3.374.743.389 para la atención de 10.145 personas adultas mayores en situación de pobreza, de los cuales 6.458 son mujeres y 3.687  son hombres. Recibieron beneficios de toda la oferta programática del IMAS.
Atención a la emergencia por el Huracán Otto
  • El IMAS atendió a 34.767 familias. Los beneficios de la emergencia incluye la reposición de enseres básicos como ropa, camas; menaje de vivienda, como muebles, cocina, refrigeradoras, entre otros, y reparaciones parciales a las viviendas dañadas. La inversión a fue de ₡3.371.939.971.
  Sistema Nacional de Información
  • Por primera vez en la historia del país, contamos con un Sistema Nacional de Registro Único de Beneficiarios (SINIRUBE) que permite que se articule mejor la intervención de todas las instituciones estatales, en favor de la población en condición de pobreza extrema y pobreza en el país. Esta es una herramienta fundamental para evitar las filtraciones en los programas lo cual garantizará que más recursos lleguen real y directamente a las familias que más los necesitan.Internet como herramienta  
  • Más 13.236 familias ya han formalizado el proceso de asignación de beneficio Hogares Conectados con alguno de los siete operadores autorizados, por medio de este programa las personas obtienen una computadora e internet.
 

Programa “Casas de la Alegría-Jamigara ajudö jüe”

  • Durante el año 2016 el IMAS destinó más de ¢2.200 millones para la atención de 3630 familias indígenas en situación de pobreza. Estas Casas son una especie de guarderías o centros de cuido infantil, ubicados en las fincas cafetaleras para cuidar y atender a los niños y niñas indígenas Ngäbe y Buglé, mientras sus padres laboran como recolectores del grano en nuestro país. Hoy contamos con diecisiete casas de la alegría en la zona sur del país.