CAJA COSTARRICENSE DE SEGURO SOCIAL – CCSS

Proporcionar los servicios de salud en forma integral al individuo, la familia y la comunidad, y otorgar la protección económica, social y de pensiones, a la población costarricense, conforme la legislación vigente.

Nueva infraestructura médica

  • Construcción del Centro de Cuidados Paliativos: Está en fase de ejecución y es construido por el consorcio Van Deer Lat y Jiménez - Consultécnica. Se adjudicó por ¢6.398 millones para la construcción y un rubro de $1,7 millones para el equipamiento y mantenimiento preventivo y correctivo. La obra de 5.950 m2 tiene un avance físico del 85% y se espera que sea entregada a la CCSS en el mes de junio de 2017. Se coordina la dotación de las necesidades y recursos para la operación de la nueva infraestructura, entre ellas: recurso humano, materiales, insumos, ropa hospitalaria, equipo cómputo, presupuesto, etc.
  • Áreas de Salud: En Santa Cruz de Guanacaste, San Isidro de Heredia y Santa Bárbara de Heredia han cumplido con la fase de formulación y la fase de diseño. Los proyectos entran en su fase de contratación de la obra a partir del segundo trimestre de 2017. Realizada la contratación, los proyectos continuarían con la fase de ejecución por un plazo estimado de 21 meses. Lo anterior, a excepción del proyecto de Santa Cruz que se estima su ejecución en 18 meses. Estos proyectos cuentan con financiamiento y están incluidos en el portafolio de proyectos de la Institución con una inversión estimada de ¢13.940 millones para el Área de Salud de San Cruz, ¢6.500 millones para el Área de Salud de San Isidro y ¢6.500 millones para el Área de Salud de Santa Bárbara.
  • Hospital Dr. William Allen Taylor de Turrialba: Las fases de formulación y diseño del anteproyecto ya fueron concluidas. Se concretó la firma entre el IICA-CATIE y la CCSS, para brindar una fuente de agua al proyecto del nuevo hospital, con lo cual se habilita la continuación de los trámites para el inicio de la fase de contratación. La fase de ejecución y preparativos para puesta en marcha se estima en 2 años y medio, por lo que la obra se entregaría a finales de 2020. El proyecto cuenta con financiamiento y está incluido en el portafolio de proyectos de la Institución con una inversión aproximada de ¢42.500 millones.
  • Hospital Monseñor Víctor Manuel Sanabria de Puntarenas: La fase de formulación ha finalizado y ya inició la fase de diseño (anteproyecto) que culminará en el tercer trimestre de 2017. Posteriormente, se continuaría con la fase de contratación (la cual se adelantó mediante una precalificación de ofertas realizada en el año 2016) que se proyecta tendrá una duración aproximada de 10 a 12 meses. El proyecto iniciaría con la fase de ejecución al finalizar el 2018 y terminaría con la puesta en operación para el primer trimestre de 2021. El proyecto cuenta con un financiamiento externo proporcionado por el Banco Centroamericano de Integración Económica por un monto de $120 millones y está incluido en el portafolio de proyectos de la Institución con una inversión cercana a los ¢65.000 millones.
  • Hospital Dr. Max Peralta de Cartago: El proyecto está en la fase de formulación, validándose con las unidades técnicas el programa funcional del mismo, que se espera finalice en el segundo trimestre de 2017. Para el último trimestre del año se estima el inicio de la fase de diseño (anteproyecto), y se espera finalice en el primer trimestre de 2018. La fase de contratación se adelantó mediante una precalificación de ofertas realizada en el año 2016, por lo que se espera que esta fase se prolongue por un lapso de 10 a 12 meses, es decir hasta inicios de 2019, lo que daría paso a la fase de ejecución que se proyecta dure un periodo de 2 años y medio, concluyendo la obra a mediados del año 2021. El proyecto cuenta con financiamiento y está incluido en el portafolio de proyectos de la Institución con una inversión aproximada de ¢70.000 millones.
  • Torre Médica del Hospital La Anexión en Nicoya: En abril de 2016 inició la construcción de la segunda etapa para la renovación del servicio de consulta externa, farmacia, laboratorio y el área administrativa. La inversión presupuestada es de ₡18 mil millones. Con ello se beneficia a 140 mil vecinos de Nicoya, Santa Cruz, Nandayure y Hojancha.

 

Mejoras en la atención a personas aseguradas

  • Reducción en tiempos de espera: Los tiempos de espera en cirugías ambulatorias se redujeron de 623 días a 198 días. Cateterismos se logró una reducción del 78,5% en la lista de pendientes, y el plazo de espera se redujo a 81 días en los hospitales nacionales. El Hospital San Juan de Dios redujo de 700 días a 337 días los tiempos de espera general.
  • Se amplía prescripción de medicamentos: Se agregaron 43 principios activos que solo podían recetar especialistas del tercer nivel de atención y que a partir de esta decisión técnica, emanada por  el Comité Central de Farmacoterapia de la CCSS, ahora pueden ser indicados por especialistas que laboran en el segundo y en el primer nivel de atención. Esta decisión permite acelerar y acortar los tiempos de  atención de manera que el tratamiento se ofrece con mayor oportunidad, se reducen los desplazamientos de pacientes hacia hospitales del tercer nivel de atención; también se disminuye el  congestionamiento en los niveles de atención de mayor complejidad.
  • CCSS obtiene buena nota en atención perinatal: En el 2015, se alcanzó una cobertura de atención en mujeres embarazadas de 89%, de mujeres en el periodo posparto de 73%, mientras que la de menores de un año fue superior  al 100%. El Tamizaje VIH es del  69% y la meta para el  2018 se fijó en un  80%. El Tamizaje de la sífilis es del 73% y la meta fijada para el 2018 se fijó en un 80%.
  • Aumento en cobertura de vacunación contra Influenza en el adulto mayor: Resultados de la Evaluación de Prestación de Servicios de Salud 2015, de la Dirección Compra de Servicios de Salud de la CCSS, evidencian que el porcentaje de vacunación por Influenza en este sector de la población alcanzó los 238.277 adultos, es decir un 67%, seis puntos porcentuales más que en 2014.
  • Unidad médica móvil única en el país: Se puso en marcha un equipo que permite brindar servicios de salud en comunidades afectadas por situaciones de emergencia o desastre, como en el caso del Huracán Otto. Este Equipo hace posible realizar cirugías de mediana complejidad y atender partos y posee condiciones que le garantizan autonomía total, incluso en casos de suspensión de los servicios públicos básicos. La inversión ascendió a $700 mil.
  • Mayor inversión en infraestructura y equipos: Para el 2016 se presupuestaron más de ₡188 mil millones, para construir infraestructura, compra de equipos y mantenimiento de la red de salud en todo el país.

 

Pago histórico de la deuda del Estado con la CCSS

  • Se canceló en efectivo un total de ‎₡25.099 millones, el 30 de setiembre de 2015, gracias a la suscripción del "Convenio de pago de adeudos subsidiarios y complementarios entre el Ministerio de Hacienda y la Caja Costarricense de Seguro Social al 31 de Diciembre de 2014”.
  • Se suscribió el “Convenio de Pago de Deuda entre el Gobierno de la República y la CCSS para el Fortalecimiento del Seguro Universal de Salud de la CCSS”, firmado el 21 de abril de 2016, para cancelar un monto de deuda de aproximadamente ‎₡220 mil millones. La fuente de financiamiento es el Banco Mundial.

Implementación de la Técnica de Fertilización In Vitro (FIV)

  • La Gerencia Médica de la CCSS  ha diseñado, validado y aprobado los protocolos de Atención Clínica para el tratamiento de la Pareja Infértil con técnicas de Baja y Alta complejidad, según el Decreto Ejecutivo No. 39210 de Autorización para la Realización de la Técnica de Reproducción Asistida de Fecundación In Vitro y Transferencia Embrionaria, publicado en Gaceta el 11 de septiembre de 2015. El primer protocolo se aplicará en los tres Hospitales Nacionales y el Hospital de las Mujeres Adolfo Carit Eva, mientras que el segundo será aplicado en la Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad (UMRAC) que se ubicará en las instalaciones del Hospital de la Mujeres Adolfo Carit Eva, y cuya contratación directa fue autorizada por la Contraloría General de la República.
  • Se ha realizado la delimitación de costos de operación y atención, así como la selección del recurso humano necesario para ser formado y capacitado, entre otras acciones indispensables para su inicio de funciones. El monto de la obra se estima en ¢3.600 millones. No obstante, el costo final de inversión se conocerá posterior a la contratación y ejecución de la obra.

Digitalización de servicios

  • Se avanza en Expediente Digital Único en Salud (EDUS): Se completó su implementación en el primer nivel de atención y se encuentra en un proceso de certificación internacional. De ahí se registra la siguiente información:
    • Con el expediente digital se han gestionado 9 millones de atenciones, 23,6 millones de recetas y 3,6 millones de exámenes de laboratorio.
    • 500 mil viviendas ya están registradas con el módulo de ficha familiar
    • Módulo de Sistema de Agendas y Citas tiene identificadas a 4,9 millones de personas.
  • Orden patronal digital: Se dispuso que los asegurados no deben presentar la orden patronal como requisito para la prestación de servicios de salud en sus hospitales, áreas de salud y sedes de Equipos Básicos de Atención en Salud. La verificación de la condición de aseguramiento es responsabilidad del funcionario que empleará los sistemas de información disponibles para este fin.

Recuperación de recursos por pago de patronos morosos a DESAF

  • La CCSS, recuperó de enero a noviembre de 2016, un total de ¢598 millones por deudas que los patronos morosos mantenían pendiente de pago con el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (FODESAF).

Régimen no contributivo (RNC)

  • Para apoyar el Plan Puente al Desarrollo para reducción de la pobreza extrema, el Gobierno brindó recursos adicionales a la CCSS para incrementar el monto las pensiones del RNC en un 4% en 2015, pasando de ‎₡75 mil a ‎₡78 mil. Ese año la institución adjudicó 3.936 nuevas pensiones del Régimen No Contributivo, de las cuales el 55% se asignó a personas en condición de pobreza extrema y alrededor de un 43% a personas en condición de pobreza.